El pastor de Palacio / En opinión de Fred Álvarez

Redacción MXPolítico.-  Resulta que el pastor Arturo Farela Gutiérrez, presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice) dijo en un video que 7 mil becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro, han sido reclutados por ellos y que una de las actividades es tomar una hora diaria de Evangelio.


Jóvenes Construyendo el Futuro, dijo,” nos da la oportunidad de salir del templo y obedecer la gran comisión de nuestro señor Jesucristo: ir y predicar el Evangelio”.

Ante ello el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en la conferencia mañanera de este jueves 5 de diciembre que, aunque no estaba enterado de lo que hace el pastor, en México hay libertades y respeto a las creencias religiosas.

“Nosotros respetamos al Estado laico, que significa al mismo tiempo garantizar las libertades religiosas y las libertades en general. Somos respetuosos de creyentes y de no creyentes”, subrayó.

Dice López Obrador que no estaba enterado, sin embargo, un día antes la Secretaría del Trabajo y Previsión Social emitió un comunicado precisando que no tienen identificada a ninguna organización religiosa dentro del padrón de tutores del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

Comunicado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social
Comunicado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social
Añadió que tampoco tienen identificados “planes de capacitación que tengan contenido religioso o de adoctrinamiento”.

Precisó que en caso de que se “incumpla cualquiera de las obligaciones señaladas en los Lineamientos será suspendido y no podrá continuar registrando ofertas de capacitación hasta la conclusión de las investigaciones correspondientes”.


¿Alguien miente?
—¿Usted estaba enterado de esta hora diaria (de evangelización)? —le preguntaron directo al Presidente en la conferencia de prensa.

—No, no, pero somos libres. Somos libres y cada quien tiene garantizado su derecho a creer o no creer. Y yo, como El Nigromante, Ignacio Ramírez, que decía siendo liberal, porque lo era, “yo me hinco donde se hinca el pueblo”. Y yo respeto la religión del pueblo. Eso es lo que puedo decir —respondió el Presidente.

Sin embargo, Arturo Farela detalló que la actividad con el Evangelio se realiza conforme al plan del mandatario López Obrador de que los beneficiarios del programa tengan valores como los que impulsa el gobierno en su “Cartilla moral”.

Recordemos que el 8 de junio el pastor Farela fue uno de los oradores seleccionados para hablar en el “Acto de Unidad en Defensa de la Dignidad de México y en favor de la Amistad con el Pueblo del EU”, en Tijuana, BC; entonces lo presentaron como el representante de la Comunidad Evangélica.

Obviamente, Farela NO representa a la comunidad evangélica de México. Es, eso sí, representante legal de 142 asociaciones religiosas de las casi 4 mil que hay registradas en Gobernación.

Presume de la amistad del Presidente y se sabe que organizaciones de su entorno han recibido beneficios gubernamentales, como la obtención para su gente de estaciones de radio.

¿Qué dijo Farela en aquel evento en Tijuana?
Que todas las iglesias cristianas evangélicas, aglutinadas en la Confraternice dan su apoyo incondicional al presidente de México.

Dio gracias a Dios “el que hizo el Cielo y la Tierra, porque Dios puso orden tanto en el gobierno estadunidense como en el gobierno mexicano partiendo de un principio fundamental, que es la justicia y la justicia social”.

¿Y el Estado laico?
Los medios informaron hace meses que Josué Farela, hijo de Arturo, era el coordinador de los Servidores de la Nación de la Secretaría de Bienestar, al tiempo que es asesor jurídico de Confraternice. 


Autor:  Fred Álvarez
---

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio
 

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto