Tercer Debate, la Agonía del Sistema y el Fraticidio del PAN / En la opinión de Jenaro Villamil

Por Jenaro Villamil / Apro

El tercer debate presidencial de este 12 de junio en Mérida confirmará la tendencia establecida desde el primer encuentro de esta campaña en el Palacio de Minería: las preferencias electorales no se modifican sustancialmente tras el espectáculo televisivo.

Los tele-debates sirven para el conocimiento masivo de los contendientes, para alimentar la cultura del talk show (género de la neo-televisión de los años noventa que privilegia el espectáculo de la confrontación y la esgrima verbal rápida) y estimula la ocupación de las redes sociales en tiempos de audiencias convergentes: la producción de memes, hashtags, videos cortos, gifs, y todo tipo de irreverencias que convierten divertida una campaña tan acartonada.

Jaime Rodríguez, El Bronco, se convirtió en el rey de los memes del primer debate tras su propuesta de “mocharle las manos” a los delincuentes, pero eso no le ayudó o modificó su situación marginal en las preferencias electorales. Al contrario, lo estacionó en un 3% de las preferencias.

Ricardo Anaya se autoproclamó ganador de los dos debates presidenciales anteriores, pero nadie recuerda alguna de sus propuestas y su preferencia electoral no ha rebasado los 30 puntos porcentuales que habían calculado sus estrategas. Después del segundo debate, se le recuerda más en las redes sociales por el mote de Ricky Riquín Canallín que le puso Andrés Manuel López Obrador.

El exceso de labia, su facilidad para responder (aunque mienta descaradamente), su sonrisa congelada y sus gestos intimidantes en el segundo debate presidencial, convirtieron a Ricardo Anaya en un buen producto televisivo, pero no en un contendiente presidencial competitivo.

La mayoría de las encuestas registran un descenso de 3 a 4 puntos de Ricardo Anaya, el “ganador de los debates”, por los errores de su campaña electoral y el ataque mediático y político del sistema y del gobierno de Enrique Peña Nieto en su contra.

El esperado “salto” de José Antonio Meade para desplazar a Ricardo Anaya en la segunda posición de las preferencias electorales ya no se produjo, por más encuestas a modo que el PRI ha divulgado o por mucho entrenamiento recibido por Carlos Alazraki, el veterano publicista al servicio del tricolor, y su war room o “cuarto de guerra”. La encuesta de este 12 de junio, financiada por la Coparmex, hunde a Meade en un lejano tercer sitio con menos de 14% de intención del voto.

 

El voto “antisistema” creció

La tendencia marcada en las encuestas previas a la campaña electoral, entre octubre y noviembre de 2017 no se ha modificado. Más bien se incrementó el voto opositor o “antisistema”. Desde entonces, se detectó que el 80% de los consultados afirmó que prefiere en la presidencia de la República a un político diferente a Peña Nieto y a un partido que no tenga relación con el PRI. Para entonces, los escándalos de corrupción de al menos nueve exgobernadores priistas estaban generalizados, junto con otros casos como Odebrechet y el crecimiento exponencial de la violencia en varias entidades.

Lo que han demostrado las encuestas de distintas empresas y patrocinadores es que el verdadero “voto útil” es el que capitaliza ese sufragio antisistema y no el que evite la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, como de manera equivocada establecieron los equipos de Anaya y Meade.

Hay encuestas que ahora le dan más del 50% de la intención del voto a AMLO. El sitio electoral Oráculus, que hace un agregado de encuestas (poll of polls), indicó que López Obrador registra un promedio de 49.4% de intención del voto.

El candidato de “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, le apostó mal al discurso del “voto útil”. Y eso le ha costado en las encuestas de intención del voto. Ahora registra un promedio de 27.3% de intención del voto y no ha podido rebasar el techo del 30% en las encuestas que se han hecho públicas.

De manera absurda, Anaya se entrampó en un debate con los votantes de José Antonio Meade y de Margarita Zavala (que ya declinó) para desplazarlos como opciones políticas del “voto anti-López Obrador” y no para capitalizar el voto “antisistema”.

Las consecuencias de esta estrategia están a la vista. El peñismo y el calderonismo se unieron, de manera aparente, en este tramo final de la campaña para desacreditar a Anaya ya no sólo como candidato opositor sino como figura confiable.

 

Lucha fraticida

De la “guerra sucia” contra López Obrador se pasó a la difusión de videos anónimos (en especial, el último divulgado el jueves 7 de junio) para reiterar las acusaciones contra Anaya por presunto lavado de dinero. Este ataque ministerial y mediático contra el candidato presidencial panista fue administrado de tal forma por el gobierno federal y los priistas que Anaya se perdió en el camino. Su contendiente real era Peña Nieto y no López Obrador.

Ahora, en el tramo final de la campaña, Anaya busca reorientar su discurso, pero difícilmente logrará modificar la tendencia irreversible en los ejercicios demoscópicos.

Lo que ha provocado el ataque contra Anaya es la exhibición de una disputa entre las distintas “familias” y “clanes políticos” que lucharán por el control del PAN tras la contienda presidencial. La demanda interpuesta por Ernesto Cordero, contemporáneo de Luis Videgaray y de Meade en el ITAM, fue desacreditada por su exjefe, Felipe Calderón, y por otras figuras panistas como el exgobernador de Jalisco, Alberto Cárdenas.

Sin embargo, el peor adversario de Anaya lo tiene en casa. Y se llama Diego Fernández de Cevallos. El exabrupto del Jefe Diego en su entrevista del lunes 11 de junio al señalar que “la verdad, Anaya busca un pacto para salvar las instituciones” frente a la “amenaza de un orate” como López Obrador, sólo reveló que el discurso anti-gobierno y anti-sistema de Anaya está destinado al fracaso o al suicidio.

La narrativa de Meade está entrampada: orientar sus baterías para desplazar a Anaya, beneficiando a su adversario real que es López Obrador, o concentrarse contra el candidato presidencial de Morena. Si sale a defender a Peña Nieto, ante el esperable embate de Anaya, Meade se quedará en los márgenes mínimos del 15%.

El último recurso del “sistema” para salvarse del naufragio electoral es la “guerra sucia”, pero también la vieja maquinaria de compra y coacción del voto que ya echaron a andar. Pero la elección presidencial no será como la elección en el Estado de México.

La contienda no se cerró ni superó al verdadero jinete del Apocalipsis que cabalga sobre las candidaturas de Meade y de Anaya: el agotamiento de 40 años de un modelo administrado por tecnócratas del PRI y del PAN que se transformó en una cleptocracia repudiada y ahora enfrentada.

El tercer debate será el último espectáculo en vivo de una contienda que se decidió dese hace, al menos, tres años atrás: nadie advirtió con suficiente claridad que la caída del telepresidente Peña Nieto era, en realidad, el derrumbe de un sistema.

www.homozapping.com.mx

--

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto