¿Sabotajes en incendios de Pemex y Cervecera? / En la opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

Antes que se pusiera de moda gubernamentalmente de manera oficial la Protección Civil en los últimos sexenios, la sabiduría popular ya enseñaba que "los accidentes no nacen, se hacen".

En tal sentido, indispensable es preguntar: ¿Son sabotajes los extraños incendios en la refinería Antonio Dovalí Jaime de Pemex en Salina Cruz y de la Cervecera del Trópico en Tuxtepec? 

El incendio en la Casa de Bombas y explosión de los tanques de almacenamiento de la refinería tuvo un alto costo: murió un trabajador y nueve heridos. Pemex minimizó el saldo trágico.

Obligado es pensar mal para acertar. De manera por demás sospechosa los incendios en las dos plantas industriales más importantes de Oaxaca ocurrieron con una diferencia de dos meses.

Ambos siniestros obligan a pensar mal porque Pemex cuenta con miles de millones para prevención de accidentes y la cervecera más, ahora, que es de propiedad belgo-brasileña.

Sin ánimo conspiracionista, el incendio en las instalaciones de la Cervecera del Trópico viene a echar gasolina al fuego del brutal baño de sangre y corrupción que inunda a Tuxtepec.

No hay que perder de vista que la reforma energética busca solucionar la falta de presupuesto de Pemex con su privatización y venta final, vía la apertura a la inversión y coinversión extranjera.

Los imperios europeos, norteamericano y asiático están listos para apoderarse de Pemex y en consecuencia de la refinería de Salina Cruz más ahora con el Corredor Eólico y Transístmico. 
Indigna el incendio en la refinería de Salina Cruz porque se estima que el paro de la producción y la quema de 500 mil barriles de crudo almacenado, supera los 11 mil millones de pesos.

La pérdida diaria, provocada por la explosión e inundación de la única refinería en el Pacífico, ronda los 475 millones 649 mil 776 pesos, y puso en jaque el abasto de energéticos en el país.

Independientemente de las pérdidas económicas son mucho más graves los daños ambientales provocados por la "lluvia ácida" generada por el incendio y explosión al contaminarlo todo.

A pesar de la obligación de informar sobre los daños generados al medio ambiente, sobre todo en las playas, campos de cultivo y en la salud de los habitantes, Pemex se ha negado a hacerlo.

Inexplicablemente, la paraestatal no ha informado de las afectaciones, a pesar de la irritación de los vecinos que denuncian playas contaminadas, animales muertos y enfermedades respiratorias.

Nunca olvidemos que "los accidentes no nacen, se hacen", más todavía en el caso de Petróleos Mexicanos, cuya corrupción devora el presupuesto multimillonario que recibe anualmente.

Como es lógico y natural las partidas destinadas a capacitación y prevención en materia de Protección Civil desaparecen en medio del fango de la escandalosa corrupción de Pemex.

Será el sereno, lo cierto, es que en cada siniestro en las instalaciones de Petróleos Mexicanos resulta más evidente, pública y notoria, la criminal negligencia y desvergonzada corrupción. 

Sin dejar de ser preocupante de ser un sabotaje, posibilidad real debido a los líos sindicales que enfrenta, el incendio de la Cervecera del Trópico en Tuxtepec, no afecta el dinero público.

En las investigaciones del extraño incendio en las instalaciones de la planta cervecera los sabuesos no deben olvidar que algunos sindicatos han sido infiltrados por el narco y la guerrilla. 

Sin prejuiciar antes que concluyan las investigaciones, debemos recordar que activistas y milicianos de la Sección XXII-CNTE han atacado ambas industrias durante sus movilizaciones.

Los desastres son el punto de partida para el surgimiento del concepto de Protección Civil en México. Obligaron a sistematizar conocimientos e impulsar su difusión como cultura nacional.

El antecedente inmediato de la creación en 1986, del Sistema Nacional de Protección Civil en México, preventivo y de atención, son la erupción del volcán Chichonal en Chiapas, en 1982. 

Asimismo, la explosión de tanques de almacenamiento de gas en San Juan Ixhuatepec, Estado de México, en 1984; los sismos del 19 y 20 de septiembre en la Ciudad de México, en 1895. 

La finalidad es estar preparados para dar una respuesta civil a emergencias de esta índole y desarrollar la cultura necesaria de prevención y autoprotección en toda la población en general.

Protección civil es, pues ese conjunto de acciones que prevén, disminuyen y mitigan los riesgos de la sociedad a ser afectada por fenómenos perturbadores que pueden ocasionar desastres.

En 1996, el 2 de febrero el Diario Oficial de la Federación publicó la Ley de Protección Civil para el Distrito Federal, y el 13 de mayo del 2000 se publica la Ley General de Protección Civil.

Inicialmente se definió como "un conjunto de Principios, Normas, Procedimientos, Acciones y Conductas. Incluyentes, solidarias, participativas y corresponsables, que efectúen coordinada y concertadamente la sociedad y las autoridades; que se llevan a cabo para la prevención, mitigación, preparación, auxilio, rehabilitación, restablecimiento y reconstrucción, tendientes a salvaguardar la integridad física de las personas, sus bienes y entornos frente a la eventualidad de un riesgo, emergencia, siniestro o desastre".

El concepto, se ratificó posteriormente y la Protección Civil es entendida como "un conjunto de disposiciones, medidas y acciones destinadas a la prevención, auxilio y recuperación de la población ante la eventualidad de un desastre".

Es importante tener presente estos antecedentes para entender la enorme responsabilidad social e histórica de los programas y acciones preventivas más que correctivas en protección civil.

Detrás de la Noticia
Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Las opiniones emitidas en las columnas periodísticas, son exclusiva responsabilidad de quienes las escriben y no representan necesariamente el pensamiento o la línea editorial de MX Político y todos sus portales estatales. Respetamos y defendemos el derecho a la libre expresión.

zam
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto